Mes: febrero 2008

Trailer: Speed Racer…

Durante los años 70´s y 80´s muchos animes llegaron a México, unos se hicieron famosos, otros desaparecieron, pero sin duda uno de los clásicos y que ganó más adeptos fue Speed Racer, mejor conocido como Meteoro, ahora Holliwood se prepara para presentarnos su particular versión de este personaje, con Emile Hirsch en el papel de Meteoro y un espectáculo visual cortesía de los hermanos Wachowski, creadores de Matrix.

Anuncios

Cuento:ELENA…

-Marcos-

Saqué el maletín del auto, tome las llaves y me dirigí sin prisas para ver a Elena, había esperando tanto para poder verla, habían sido meses de angustia esperando una decisión que afectaría indudablemente nuestras vidas como antes ya había pasado.

Cuando conocí a Elena, me pareció hermosa, una joven de pelo negro y tez morena, unos ojos verdes para perderte en ellos y cuerpo que me hacia saltar el corazón, no quiero sonar como película pero así era, la vi por primera vez en un bar, ella una chica de 25 años, que iba a divertirse con sus amigas, yo no era mas que un ejecutivo cuarentón vestido con un traje fino y mi peinado pasado de moda, mas cuando pase por su lado fue algo eléctrico, los dos nos quedamos viendo y lo que paso después es algo que no le confiaré mas que a mis recuerdos.

De ahí en adelante nuestra relación fue mas que perfecta, ella era cariñosa, amaba a mis hijas, Ana y Karen, dos pequeños ángeles traviesos y luz de mi propia vida, era tan buena que incluso les regalo una pequeña gata a la que las niñas pusieron por nombre Julie.

No pasó mas de un año cuando la pedí en matrimonio a sus padres, el señor Manelik se mostró algo resistente al principio pero después de una hora acepto que su hija y yo contrajéramos nupcias, fue una fiesta por todo lo alto, como dueño de las empresas mas grandes de toda América Latina me di lujos que no cualquiera se hubiera permitido, llovió champagne esa noche, comida francesa e italiana se servía en las mesas y los hombres mas prestigiados y poderosos del mundo me daban sus mas calorosas felicitaciones.

Elena se veía hermosa con ese vestido blanquísimo como la nieve y una sonrisa que no tenia rival, lo que siempre soñé, mas aun desde la muerte misteriosa de Inda, mi primera esposa, salimos así entre vitorees y arroz del hotel de cinco estrellas donde se celebró la unión.

Salimos del lugar en una limosina que había comprado unos días antes, cuando la ventana se cerro pude ver a Elena aventar el ramo por la ventana, iba a preguntarle quien lo había atrapado, pero sus besos me dejaron callado, esa era nuestra noche de bodas.

De eso hace ya un año y hoy nos volveremos a ver, quien lo diría tres meses después de nuestra boda, de ese instante en que entré a mi mansión para darme cuenta de que mi sala estaba destrozada y mis libreros hechos un desastre, subí corriendo a la recamara, ahí estaba Elena, sentada en la cama en posición fetal, jalaba sus cabellos y sus ojos parecían desconectados de la realidad, sus manos crispadas y su cara reflejaba un terror y un desconcierto indecibles, a su lado pude ver Julie que ronroneaba con toda tranquilidad, me acerque a Elena con cuidado la tome de las manos y ella se soltó llevándolas de nuevo a su rostro –Yo no quería…yo no quería – repetía una y otra vez, señalando a la despedazada muñeca.

No esperé a que terminara me levante como un resorte y me dirigí al cuarto de las niñas, mi corazón acelerado, se calmó cuando vi a Ana, sobre la cama tapada de pies a cabeza, me acerque con cuidado y moví la sabana con cuidado –amor, ¿estas bien?-.

Fue lo último que dije a mis niña, 24 horas después asistí a su velorio, había recibido varios golpes en todo el cuerpo y sus pies habían sido fracturados, en cuanto a Karen la encontré un poco después que a Ana, acorrucada entre unas cajas viejas de dentro de mi estudio.

Y hoy, este es el día de la venganza, el juez consideró que Elena había mentido, esa tonta excusa de alegar demencia temporal no le había servido, contó un irrisorio cuento de cómo había tomado un jugo que la misma Karen le había servido y que después había sido despertada por la gata, no recordaba mas, pero eso no era algo creíble, esa asesina mató, a mi hija, al fin clamaría justicia y la vería tostarse en la silla eléctrica, con sus asquerosas manos culpables.

No hubiera querido hacerlo pero Karen viene conmigo, quiso ver a la mujer que la aterrorizó, que acabo con la vida de su hermana, entramos a marchas forzadas a la sala de espectadores, ella callada como siempre y con su mascota entre las manos, pobre mi niña.

-Narrador-

La voz del guardia de la prisión anunciando la llegada de la presa y la ejecución de la sentencia, hizo que el pensamiento de Marcos se cortara de inmediato, con la mirada clavada en la mujer que odiaba tanto.

Un poco mas allá, sentada en una silla del lado izquierdo de la enorme sala se podía ver a la pequeña Karen, que acariciaba a la gata y le decía al oído, -si, mi querida Julie, nos vasto un jugo y nos deshicimos de la ultima molestia, ahora papá sera solo para nosotras….pero tú shhhhh- y sonriendo maliciosamente la niña vio como su madrastra sufría el terrible castigo.

Resultado: River Plate-América-Libertadores 2008…

91.jpg

En duelo de millonarios América sacó la peor parte y es que al final del partido una serie de errores infantiles le costó al cuadro mexicano el empate que el portero Navarrete había conseguido con paradas fenomenales.

Después de entrenar en la cancha del Boca Juniors, América llegó al monumental de River con ganas de sacar algo más luego de perder su último duelo en la liga a manos del Santos Laguna, por lo menos los primeros minutos los dos equipos se veían parejos, incluso hubo instantes en que las Águilas atacaron más que el cuadro pampero pero sin peligro esto hasta que al minuto 14 Mosqueda, que inició el encuentro, le arrebató el balón al defensa Tuzzio y puso un pase exacto a cabañas que soltó un verdadero martillazo que dejó al portero sin posibilidades llegando el 1-0 del cuadro azteca.

Durante gran parte del primer tiempo el River Plate estuvo abusando de los centros por alto buscando a sus dos grandes rematadores Abreu y Falcao y aunque habían fallado finalmente les resulto cuando a 12 minutos del final de la primera mitad Abreu puso un centro de cabeza a Falcao que no perdonó taladrando la portería de Navarrete, el primer tiempo acabó sin más novedades.

Para la segunda parte ambos equipos intentaron cambios con los ingresos de Higuaín en lugar del América y de Alexis Sánchez por parte de los argentinos y pareció haber funcionado por lo menos para los locales pues el segundo tiempo se tiñó de blanco y rojo con continuas llegadas de los jugadores del cuadro del “Cholo” Simeone que tenían bajo bombardero la portería americanista defendida con solvencia por Navarrete, parada increíble a 72 cuando logró sacar de los pies del recién ingresado Buonanotte.

Aunque con muchas dificultades el cuadro mexicano parecía haber sacado un empate de la cancha rival pero entonces pasaría algo que cambiaria el partido, luego de una serie de pases acertados entre los jugadores azulcremas, el balón llegó a los pies del “Gringo” Castro que lo perdió inocentemente, esto hizo enojar a Castro que perdiendo la cabeza tomó por la camiseta a Falcao para quitársela de nuevo, el arbitro marcó la falta pero el “Gringo” no soltaba al jugador argentino que le soltó un manazo, Castro respondió y ser armó una trifulca donde tanto Castro como Falcao salieron con tarjeta rojas, resultado esto River cobró la falta y en una desatención terrible en el área Villa despejó el balón hacia su propia portería sirviéndole el balón al “Burrito” Ortega que no desaprovechó el regalito y marcó el 2-1 definitivo en los cartones.

Nota anecdótica: Mala suerte que Domínguez se lesionara nuevamente, fue bueno ver a Insúa apoyando al equipo.

Nota personal: Ahora si que me perdone el “Gringo” ¿pero que estaba pensando? ¿Piensa? El y Germán Villa con su pésimo despeje fueron la causa de esta derrota que ahora si termina de hundir a las Águilas en la liga y la Libertadores.

Nota de negro: 7 amarillas, 2 rojas, el arbitró chileno Rubén Selman es un gatillo rápido y algo localista, aunque cabe recalcar que no afecto, América se mató solo.

Jorge Villalpando fuera del Tri…

 

0.jpg

Así es, lamentablemente el arquero del Puebla tiene una lesión en el muslo derecho que lo imposibilita para seguir con el Tri preolímpico, es por esto que su lugar será tomado por el arquero suplente del Pachuca Alfonso Blanco, quien ya jugó con México el mundial Sub-20.

Lastima por Villalpando que estará fuera dos semanas aproximadamente para su rehabilitación, esperemos que pronto se recupere y regrese con los de la franja.

Fanfic en serie: Hijo Prodigo Cap. Final…

 CAP # 11: LOS VIENTOS DEL DESTINO

 El viento soplaba de forma irregular cuando el tren se detuvo en la estación de Nerima, el cielo normalmente azul y soleado lucía ahora negros nubarrones cuyos relámpagos iluminaban la ciudad, el primero en bajar de tren fue Ranma Saotome, respiró hondo volver a Nerima le hacía bien y pensar en que el momento de la revancha había llegado le daba aún más, detrás de él Kwan-Te y el pequeño Makao bajaban del caballo de acero.

 -Ranma será mejor que vayamos al dojo ahora mismo.

 -¿No vendrán Amaki y el sensei Seto con nosotros?-. pregunto el siempre curioso Makao.

 -Ellos tienen algo importante que hacer, ahora cierra la boca y vamonos.

 Había pasado un día completo desde que Ranma había vencido a los Cazadores de Janzo y de verdad habría querido salir corriendo de inmediato hacía Nerima pero un accidente de tren había retrasado sus planes, estaba verdaderamente impaciente de llegar al dojo Tendo.

 Akane por su parte pasaba la mañana como cada sábado desde la partida de Ranma sentada frente a la ventana de su cuarto, mirando a la calle y esperando verlo llegar, cada taxi, cada silueta que pasaba corriendo por la puerta de su casa parecía ser él, desanimada cayó sobre la cama, ¿qué acaso ese idiota no pensaba volver?….no, se lo había prometido y lo haría, cuando más desanimada estaba, cuando sentía que ese día nunca llegaría la voz que tanto deseaba escuchar retumbó por encima de los furiosos truenos que azotaban el cielo.

 -¡KINMA! ¡HE VUELTO POR LO QUE ME PERTENECE!

 De forma pausada como si tuviera miedo de caer de la cama y que todo fuera un sueño la muchacha asomó su rostro por la ventana, ahí estaba era él, sin embargo no era el mismo, no era como otras veces aquel entrenamiento parecía haber causado un profundo cambio en Ranma, parecía mas fuerte, mas grande, todo en él lo hacía verse mas seguro de si mismo sobre todo sus ojos, un ventarrón pasó zumbando junto a la ventana y Kinma hizo su aparición, su terrible aura negra se levantaba cubriéndole por completo.

 -Me alegro de que hayas regresado impostor, pensé que a estas alturas ya habrías muerto- los ojos de Kinma se posaron directo en los de Ranma reflejando un odio inusitado.

 -Te sorprendería lo que un poco de entrenamiento puede hacer Kinma- murmuro el chico de la coleta con la vista igual de encendida.

 -Ah…Kwan-Te veo que el viejo y usted se han unido a esta rata para hacerme volver, pero no funcionara.

 -Debes tener cuidado Kinma muchas veces la rata es mas astuta y mejor entrenada que la mas mortal serpiente- respondió Kwan.

 -Vamos Kwan sus famosos sermones y su filosofía china solo sirven para saber que tienes una boca muy grande, donde te puedo asegurar puede caber mi puño.

 Impaciente por la plática que mantenían Kinma y el maestro, Ranma interrumpió.

  -Me parece que tenemos un asunto pendiente.

 -Tienes toda la razón ¿te parece que el encuentro sea a la orilla del mar? Francamente no veo porque dañar la bonita casa de los Tendo, además pronto heredare este dojo.

 Haciendo un esfuerzo inhumano para no lanzarse sobre el pretencioso joven Ranma asintió.

 -Esperen, no pueden hacer eso- grito una voz femenina a sus espaldas.

 Ranma giró de inmediato para encontrarse de frente con la cara de Akane, fue instante y sus ojos se dirigieron de nuevo Kinma.

 -No interfieras en esto Akane.

 -Ranma, tú no entiendes el servicio meteorológico acaba de avisar de la posible llegada de un tifón, si van a la playa ahora pueden perder la vida.

 -¡Yo no tengo vida! ¿Que no lo entiendes?…este niño rico vino a quitarme mi nombre, lo único que realmente me importa en este mundo y voy a recuperarlo así deba morir en el intento.

 Y tomando impulso los dos contendientes desaparecieron por encima de la barda del dojo Tendo, sin digerir aún las palabras del chico Akane solo atinó a recargarse contra uno de los pilares de la casa.

 -¿Solo el nombre es importante para ti Ranma?- dijo mientras gruesas lagrimas rodaban por su rostro.

 Al mismo tiempo que esto sucedía una enorme limosina negra pasaba a toda velocidad por en medio de las calles de Nerima, daba vueltas en calles prohibidas, iba en sentido contrario como si presagiara que algo malo iba a ocurrir.

 A la orilla de la plata las palmeras se movían con fuerza empujadas por el poder del viento e incluso los cangrejos de mar, parecían ocultarse entre las rocas que rodeaban la playa escapando del inminente desastre natural que se venía encima, justamente sobre estas rocas fue que Ranma y Kinma habían detenido su desenfrenada carrera y ahora tanto uno como otro no hacían más que dirigirse furibundas miradas que rivalizaban con el poder atronador de la tormenta que estaba por iniciar.

 Esta vez no hubo señal alguna, fue menos de un segundo y ambos peleadores habían saltado enfrentándose en un remolino de golpes y patadas que no parecía tener fin alguno, cuando este terminó cada uno de los arte marcialistas  había caído de pie sobre las puntas de las filosas rocas que adornaban el peligroso risco.

 -Por lo que veo has mejorado notablemente impostor, pero golpear más aprisa y saltar más no te ayudara a vencerme.

 -Haré mucho más que eso, puedes creerlo Kinma.

 Una ola se levantó desde el mar golpeando con furia contra las rocas y el viento elevó notablemente su fuerza, pero  ninguno de los peleadores parecía darse cuenta de lo que sucedía, toda su energía parecía concentrarse en vigilar el siguiente movimiento de su rival, fue Ranma quien hizo el primero y sus dos manos se unieron al tiempo que se dejaba escuchar un grito de batalla.

 -¡El Huracán del Tigre!

 Un rayo de luz cruzó por el campo de batalla pulverizando las rocas a su alrededor, viendo que el poder era imposible de esquivar Kinma utilizo sus manos desnudas para frenar el mortal rayo, al terminar el cegador resplandor el chico de la coleta pudo ver a su rival de cuyas manos salían pequeñas nubes de humo causadas por el impacto.

 -Eso fue bastante impresionante, pero aun es demasiado primario para un vencerme, ¿o acaso fue todo lo que aprendiste?.

 Tomando con sus manos las desgarradas mangas de su camisa Kinma las rompió dejando sus brazos al descubierto,  inmediatamente y sin siquiera meditarlo un poco, el joven peleador brinco contra las rocas que estaban a sus espaldas para posteriormente tomar impulso y arremeter contra Ranma quien apenas y consiguió moverse hacía a un lado para salvarse del brutal ataque, que destrozo las rocas como si de papel se tratase.

 -Creo que quien necesita moverse más rápido eres tu Kinma.

 -Deberías asegurarte antes de hablar “sin nombre”.

 Sin entender de qué hablaba su enemigo Ranma miro su cuerpo y vio con sorpresa que un costado de su traje estaba completamente roto y no solo eso sino que pudo sentir como el calor de la sangre emanaba de la herida.

 -Mi ataque retardado es famoso por sorprender a quienes lo reciben, espero te haya gustado, porque déjame asegurarte mi querido impostor que repetirlo las veces que sean necesarias.

 De vuelta en el dojo Tendo, la limusina que antes corriera por las solitarias autopistas de Nerima había frenado apenas frente a las escaleras de la entrada, las puertas traseras del automóvil se abrieron y una mujer que Akane conocía a la perfección bajo de este, de inmediato la joven se adelanto.

 -Tía Nodoka…¿Qué haces aquí?

 Tomándola por los brazos Nodoka sacudió a Akane, que mas sorprendida aún miro como se bajaban de la limusina una joven y un anciano barbado con un traje a la usanza tradicional japonesa.

 -¿Dónde esta mi hijo? ¿Dónde esta Ranma?

 -Se fue con Kinma, no entiendo que esta pasando aquí, ¿Qué es lo que pasa? ¿Quiénes son ellos?

 -Ahora no hay tiempo que explicar dile a Genma que venga para acá ahora mismo, que lo haga rápido no podemos dejar que esos chicos se maten entre ellos, seria mi culpa y no puedo permitirlo.

 Ajenos a lo que sucedía en el Dojo los dos muchachos seguían su combate, golpes y patadas volaban sin control, las caras amoratadas mostraban las huellas de una pelea cada vez mas rápida y mortal, las olas del mar embravecidas tal vez por el ardor de los peleadores cobraban aún mas fuerza pasando peligrosamente cerca de ellos por lo que ambos saltaron hacia la playa.

En un segundo que pareció eterno Ranma saltó por sobre Kinma consiguiendo pisar su cabeza como normalmente lo hacia con Kuno, pero Kinma no estaba dispuesto a dejarse y tomo el pie de su rival para después darle una vuelta y azotarlo sobre la arena, sin siquiera usar sus manos Ranma se puso de pie pero de inmediato recibió un golpe tan fuerte que lo regreso de inmediato al suelo.

 -¡Eres basura huérfano! eres solo un pobre niño que intenta recuperar lo que no le pertenece.

 Acto seguido el “nuevo” prometido de Akane piso la cabeza de Ranma enterrándola por completo en la arena no solo una, sino tres veces, de pronto de manera sorpresiva y sin que lo esperase Ranma dio un rápido giro deteniendo con  sus manos el pie de su enemigo.

 -Aquí no hay mas basura que tú- Dijo y su pierna se levanto para golpear con una fuerza descomunal la espalda de Kinma que despedido fue a golpearse contra un bar a la orilla de la playa sacando de su ugar el techo que al ser desprendido de la estructura salio volando ante la velocidad que había tomado el viento, no parecía haber ninguna duda el tifón se acercaba y lo haría pronto, pero nada parecía importarles y sus manos se trenzaron en un nuevo enfrentamiento, uno y otro empujaba a su rival para llevarlo al mar, en un esfuerzo titánico.

 Ya arriba de la Limusina, en donde además de Zenkai y su hija venía Amaki, Akane y Genma veían atentamente a Nodoka que nerviosa no dejaba de sobarse las manos, nadie se atrevía a importunarle hasta que Genma abrió su boca.

 -Basta de misterios Nodoka ¿quieres explicarme que sucede aquí?

 La pregunta del padre de Ranma pareció importunar a Nodoka pero haciendo uso de ese valor tan característico en ella empezó a hablar con la verdad, no sin cierto dejo de molestia en la cara de Zenkai pero que poco a poco se fue perdiendo.

 -Genma yo…no puedo mentir más, cuando Ranma nació sabía que mi padre no me dejaría conservarlo estaba decidido que si yo había fallado como su heredera su nieto siguiera sus pasos, pero yo no podía permitirlo, tu sabes que a pesar de todo te amo a ti y no quería que se te negara el estar cerca de tu hijo, por cuando mi padre te amenazo con matarnos si no intercambiábamos a los niños le pedí al maestro Seto que cambiara a los niños, sabía que mi padre ni siquiera los había visto, el huérfano tenía apenas unas semanas ahí y el no había ido a visitarlo, por lo que cuando intercambiamos a los niños de nuevo yo me quede con Ranma y el con Kinma, siempre temí que el se diera cuenta algún día por eso deje que llevaras a Ranma lejos de mi a entrenarlo y darle los fundamentos de la pelea…perdóname Genma, no quería engañarte pero si no lo sabías era mejor, apenas el maestro Seto me informó por medio de una carta lo que ocurría y yo vine para evitar una desgracia.

Cuando acabó de contar su historia nadie podía hablar, tanto Akane como Genma parecían en  Shock, ninguno se atrevía siquiera a parpadear, estaba claro ahora sabían que Ranma era el verdadero hijo de Genma y Nodoka.

 De pronto sin que nadie pudiera imaginarse siquiera Genma se levantó de su asiento y tirandose de rodillas abrazó a Nodoka por las piernas.

 -Perdóname tú Nodoka, no supe ser el esposo que debías tener, tu padre tenía razón, primero deje que nos quitaran a nuestro hijo porque me sentía incapaz de pelear y ahora me demuestras una vez mas que eres una gran mujer al haberte separado de tu hijo de esa forma, se que nunca lo demuestro pero te amo y lo sabes…aunque sea solo un cobarde.

 -No Genma, no tengo nada que perdonar, los dos éramos jóvenes e inexpertos, ahora lo único que importa es encontrar a esos dos antes de que se maten entre ellos.

 Nada lejos estaba Nodoka de esa realidad aun con las inclemencias del tiempo y los continuos embates del viento y las cada vez mas embravecidas olas ni Kinma ni Ranma daban tregua a su pelea, al contrario si era posible combatían aun con mas furia que antes, aún sus manos estaban una contra otra empujando hacia el mar en eso una ola gigantesca se levanto frente a los contrincantes, aprovechando un segundo de distracción de Saotome, Kinma arrojó a este contra de aquella monstruosa montaña de agua para después hundir sus manos en ella.

 -¡Cielo!

 Con un solo toque de las manos de Kinma la ola se convirtió en un témpano de hielo que flotaba mecido por el agua del océano, riendo como loco él joven se arrodillo en la arena mirando la blanquecina tumba de su rival.

 -¡Lo conseguí Impostor! ¿Quién es el mejor ahora? ¡YO! ¡Yo soy Ranma Saotome! Yo y nadie mas ¡jajajajaja….!

 -¡PAF!…La mano de Akane se impactó en la cara de Kinma, que sorprendido pero sin dejar de reír de forma frenética volteó a ver a los recién llegados.

 -¿Cómo?…no, tú no pudiste…hacerle esto a Ranma.

 -Lo hice Akane y mas vale que todos se acostumbren, yo soy el verdadero y único Ranma Saotome, es hora de que no entiendan tu y mis padres…e incluso estos dos traidores deben darse cuenta en quien corre la sangre Saotome.

 Dando un paso al frente, Amaki intento acercarse, pero Zenkai la detuvo y fue el quien se aproximo a Kinma, que se puso de pie de un salto, viento movía ya entonces con singular fuerza las palmeras y hacia volar los  letreros y cualquier cosa que no estuviera medianamente

 -¡No te acerques vejete!

 -Kinma, déjame explicarte.

 -¡¡Ya es tarde! Yo gano todo…¡todo es mío!

 -¡NO! ¡Yo nunca seré tuya!

 El grito de Akane, cegó al de por si enfurecido Kinma que dándose  vuelta lanzo un golpe a la cara de la chica quien ante la velocidad solo alcanzó a cerrar los ojos.

 -No te atrevas a tocarle un solo cabello o te arrepentirás el resto de tu inmunda existencia.

 -¡Ranma!- Con los ojos desorbitados Kinma miró hacia el mar, donde antes se elevaba el témpano de hielo ahora solo había un pequeño trozo derretido.

 -¿Cómo es que lo hiciste? Nada puede vencer al Cielo y el infierno… ¿Por qué ni siquiera eres chica?

 – Muchas palabras, ¡Ahora voy a enseñarte lo que aprendí en Janzo!

 Y de nuevo la feroz pelea estalló en medio de los gritos de Akane y Amaki, los dos contendientes estaban esta vez dando el todo por el todo, tanto Ranma como Kinma sabían que estaban al final de sus fuerzas, el combate había durado mas de tres horas y a pesar de que ambos habían entrenado con ahínco ya era poco lo que podían durar a ese nivel.

 Una y otra vez se escuchaban los golpes que competían con el rugir del viento, grandes pedazos de roca salían volando cuando los puños de los gladiadores se estrellaban contra las formaciones, Ranma daba una y otra vez sus mejores golpes, mismos que eran neutralizados por Kinma que mandaba después una ronda de los suyos, todos miraban azorados la magnifica pero peligrosa pelea tanto que nadie se dio cuenta cuando un mortal remolino se empezaba a formar en las aguas marinas, como una ballena salida de las profundidades, el ogro de viento y agua empezó a avanzar hacia quienes contemplaban el combate, cuando se dieron cuenta ya era demasiado tarde.

 -¡Corran! ¡Corran!-

 Fue lo que alcanzó a decir Genma que junto a los demás corrieron hacia una cueva que había entre las rocas, pero antes de poder llegar Amaki tropezó con una saliente, intentando ayudar a la chica Akane se dirigió a toda aprisa a donde esta había caído pero no fue lo suficientemente veloz y cuestión de segundos ambas habían sido levantadas por los fuertes vientos perdiéndose en el torbellino.

 Enfrascados en sus propios asuntos ni Kinma ni Ranma se habían percatado pero al escuchar los gritos desesperados de Nodoka, sus ojos miraron el terrible espectáculo, olvidándose del combate por completo Ranma y Kinma corrieron hacia el remolino, pero de inmediato se dieron cuenta de que no lograrían nada arrojándose dentro de este, fue momento de desesperación total ninguno sabía que hacer, entonces el grito salvador llego desde la punta de un peñasco donde se dibujo al figura de Kwan Te.

 -¡Ranma! ¡Kinma! Cada uno de ustedes por separado es inútil, pero juntos pueden lograr detener ese tifón.

 Como si sus mentes se hubiesen abierto a la verdad tanto el hijo del panda, como el joven criado en Janzo supieron que hacer, Ranma junto sus manos como si orara mientras que Kinma brincaba sobre sus hombros haciendo extraños y complicados movimientos, desde el peñasco Makao miraba con los ojos muy abiertos a los chicos.

 -Maestro ¿Qué hacen? ¿Por qué no van por ellas?

 -No mires con los ojos del cuerpo Makao, mira con los ojos del alma, siente su poder.

 El niño miró de nuevo y esta vez pudo observar un aura roja y azul que emanaba de Kinma, mientras Ranma parecía más concentrado que nunca en su vida.

 -Entiendo lo de Kinma pero Ranma no hace nada maestro.

 -Claro que lo hace, déjame explicarte los tifones se crean al juntarse el viento helado y caliente, esto unido a las corrientes marinas crea estos enormes monstruos, como sabes Kinma es un especialista en la técnica del Cielo y el Infierno, así que ahora el esta creando corrientes frías y calientes con los movimientos de sus manos, Ranma por su parte no lo ha dicho pero es un especialista en la técnica conocida como “Anulación” el poseedor de esta es capaz de anular tanto el aire congelado como el más hirviente llevando a su cuerpo a la temperatura perfecta, en resumen cuando Ranma este listo usara las energías que Kinma le proporciona para lanzar un rayo tan potente que contrarreste el tifón, pero me preocupa no se si podrán lograrlo a tiempo….¡Mira!

 Ante la atónita mirada de todos los presentes Ranma levanto sus brazos al frente y un brillo blanco salió de sus manos, era una pequeña bola de energía blanca que de un momento a otros se convirtió en un cometa luminoso que atravesó el espacio que lo separaba del huracán, el choque fue estruendoso y ambas fuerzas comenzaron una lucha por ver quien sobrevivía, por un instante parecía que el tifón ganaría, pero poco a poco fue perdiendo terreno hasta desaparecer por completo, desmayadas y llenas de moretones tanto Akane como Amaki cayeron desde las alturas cayendo la primera en brazos de Kinma y la segunda en los de Akane.

 Como dos fieras heridas, Ranma y Kinma se movieron haciendo círculos sin despegar la vista de su preciosa carga.

 -Lo hiciste bien Ranma.

 -Tanto como tu Kinma.

 Sin decir nada más, ambos luchadores se desmayaron.

Al día siguiente Ranma y Kinma se daban la mano a las afueras del dojo Tendo.

 -Ranma fue un placer tener un rival tan duro como tú.

 -Lo mismo digo Kinma, me alegra que todo esto se haya arreglado bien para los dos.

 Zenkai se acercó a los jóvenes, tomándolos por los hombros.

 -Muchachos, se que ya lo dije, pero quiero disculparme con ustedes de nuevo como ya lo hice con Genma y mi hija, deje que mi orgullo me cegara y los dañe a ustedes, sin darme cuenta no perdí una hija, sino que gane dos nietos que para mi mala suerte heredaron mi terquedad jejeje.

 -Y que lo diga estos dos son unos verdaderos tercos ¿verdad Amaki?

 -Por supuesto Akane.

 -Muy graciosas chicas…

 Musitó Kinma mientras daba la mano a Amaki que la apretó con fuerza.

 Esa misma noche cuando todos se habían ido a Janzo y la mayor parte de los habitantes del dojo dormían Akane estaba parada en el balcón contemplando las estrellas, cuando una voz conocida le hablo desde el tejado.

 -¿Qué haces? – Ranma colgaba de cabeza mirándola atentamente.

 -Pensando, tú ya tienes tu cura a la maldición, tu nombre y estas más fuerte que nunca, supongo que ya no querrás estar aquí.

 -¿Qué dices de que hablas Akane?

 -Bueno, tu ya no necesitas este dojo, seguro podrías abrir el tuyo propio, cualquiera te lo daría eres muy fuerte, incluso tus prometidas…

 -¡Tonta!…si serás tonta niña, ¿acaso crees que me importa el nombre? ¿o que me importe este dojo?

 -Pero tú peleaste por conseguirlos, casi te matas peleando con Kinma.

 -¿Y crees que lo hice por mi nombre y el dojo?

 -Claro ¿Por qué mas?

 -¿Por ti por ejemplo?

 -No juegues.

 -No juego.

 Y sin decir ni agua va, Ranma tomó Akane y la subió con el al techo y de manera totalmente natural y espontánea, sus labios se unieron por primera vez en un beso que habían esperado por tanto tiempo, todas las inseguridades, los miedos, las frustraciones, incluso la maldición de Jusenkyo se habían ido, Ranma había pasado por tantas cosas en unos días, había madurado, había dado todo de si por volver no por el dojo, no por su nombre sino por ella y abrazados y viendo la luna la pareja de chicos se quedaron muy juntos por….¿cinco minutos?

 -Akane, quitame las manos de la espalda las tienes muy heladas.

 -¡Cretino! Si no quieres abrazarme dime.

 -¡No me llames cretino niña boba!

 -¡Idiota!

 -¡Marimacho!

 ¿Bueno que se le hace si así son esos dos?


FIN

Notas del autor: Después de mucho tiempo, después de lluvias, lagrimas, desmayos y noches de desvelo (en realidad como una hora) he llegado al final de esta historia, espero que les haya gustado leerla como a mi escribirla, gracias si llegaron hasta aquí.

Fidel…

fidel-castro.jpg

Cuarenta y nueve años llevo en sus manos el destino de Cuba, la isla caribeña, uno de los últimos reductos del comunismo y del anti-imperialismo yanqui, con su puro en la boca, con la sonrisa franca y los ojos tranquilos, la imagen típica de Fidel Castro.

Ese es Fidel, revolucionario, ahora entrado en años aunque de mente clara, el conquistador de la Sierra Maestra, amado e idolatrado, odiado y repudiado, pero siempre polémico, siempre Fidel, comandante de mil batallas, amigo del “Che” y enemigo del capitalismo.

Ese hombre barbado sobrevivió, a una revolución, a más de 600 atentados contra su vida, invasiones, incluso a los desaires como el que le hizo el ex-presidente de México, Vicente Fox, pero nunca se amilano, no es su estilo, porque a Fidel podrán criticarle muchas cosas pero lo que nunca nadie podrá decir es que no es valiente.

Hoy Raúl Castro, hermano del máximo líder revolucionario cubano, tomó hoy el poder acabando así con una de las dictaduras que marcara el final del siglo XX y el principio de este, Fidel se nos va del gobierno, pero solo de nombre, el siempre será el verdadero poder detrás de su hermano, se nos va Fidel, no porque sus enemigos así lo quieran, sino porque al fin el único enemigo que pudo hacerle frente hasta ahora, la edad así lo quiso, se nos va Fidel Castro Rus, pero queda el símbolo.