Al Maestro con cariño…

No hoy no es 15 de mayo, sin embargo he querido dedicarle este espacio a uno de los grandes escritores del México moderno, el maestro Germán Dehesa, que ayer dejó de existir a la edad de 66 años, victima de un cáncer que al final gano la batalla al inigualable dueño de la Gaceta del Ángel.

Periodista, escritor, locutor, catedrático, Puma a ultranza pero sobre todo, padre, amigo y mexicano, Germán dejó una profunda huella en el pueblo, su amada raza de bronce que durante años seguimos las columnas de ese hombre que en unas cuantas palabras era capaz de pintarnos de colores la realidad más cruda.

Desde ayer la patria esta de luto y no es para menos se nos ha ido don Germán un verdadero mexicano, uno que si amaba a esta tierra y al cual tuve al gusto de conocer en persona, inteligente, dicharachero, ingenioso, hay tantas y tantas formas de describir al maestro Dehesa.

Y es que díganme lectora lector querido ¿A quien no le llegó su forma de ver la vida? ¿De acomodar sus letras? Ya fuera en sus columnas, sus ensayos, sus obras de teatro, sus novelas, en cada uno de sus trabajos el maestro nos dejo su peculiar forma de percibir el mundo, a su casa, su familia, su país.

No lo niego, estoy triste porque desde hoy se que no abriré mi diario para encontrarme con sus líneas, no habrá quien me lleve de aquí para allá, quien me hable de la Jaguara, del Bucles, de la Güera Misteriosa, me faltaran sus arengas para ser un mejor mexicano, para invitarme a ayudar.

Pero y es que siempre hay un pero, dicen por ahí que lo más importante de un hombre es su legado y vaya que nuestro Charro Negro nos ha dejado uno grande, que grande, enorme, que enorme, titánico, nos ha dejado sus letras, sus recuerdos y lo más importante su vida, una que hay que festejar palabra por palabra, frase por frase.

Porque el Sr. Dehesa fue un hombre que supo vivir su vida, que amo y fue amado, que creó y creyó en nosotros quienes formamos su México lindo y querido, por eso puede irse tranquilo Don Germán, nosotros aquí nos quedamos cuidando el changarro, descanse en paz y ahora me despido, porque es viernes y…HOY TOCA.

¿QUÉ TAL DURMIÓ? ∞

Anuncios