Sed de algo que nunca fue…

Me quede solo,
Acompañado del silencio,
Un silencio sepulcral,
De tus recuerdos y tus últimas palabras.

Hincado ahí
En la oscuridad de tu adiós
De un odio engendrado en el aire
Ese que respiro y corroe mi ser.

Muerto de sed
Pidiendo un beso negado
Un abrazo de una vez
Un agradecimiento a cuenta gotas.

Con el alma lacerada
Por el viento que susurra tú nombre
Y la triste evidencia de que a pesar de estar ahí
Nunca estuviste conmigo.

Anuncios