El Águila calla el aullido del Lobo…

1824

Era un sábado especial América visitaba al benjamín del futbol mexicano Lobos BUAP, sin embargo el encuentro no estaba en la cartelera televisiva debido a que la manada no ha sido capaz de firmar con ninguna televisora.

América inicio el encuentro a tambor batiente y pese al impulso del cuadro licantropo que también tuvo sus llegadas los de Coapa se pusieron al frente al 33′ con un gol de William da Silva  y al 34′ con del colombiano Darwin Quintero que pusieron los cartones 2-0.

Pese a que todo parecía sencillo para los del Piojo los de Puebla no pensaban darse por vencido y sería Quiñones quien al 40′ pondría el 1-0, para posteriormente cobrar un penal marcado por el silbante Roberto Garcia para poner el del empate al 45′.

Para la segunda mitad llegaría el incansable Peralta y con un solido testerazo conseguiría su gol 50 como azulcrema y el tercero para la causa emplumada, el encuentro hasta ese entonces dominado por América se complicó de nuevo cuando Roberto García expulsó a Edson Alvárez por una supuesta falta fuera del área, esto obligó a las Águilas a tirarse atras y aguantar aunque tuvieron buenos contragolpes, el encuentro terminó con la victoria 3-2 para los capitalinos.

Nota anecdótica: Victoria 200 del Piojo.

Nota personal: De lo increíble a lo rídiculo, del capitán Peralta a los penales inventados, de todo se vivió en este partido, sin duda una lástima que no pudieran transmitirlo por TV.

 

Y…

Son salvajes
Las olas del destino
Con tan poca piedad
Con tan poco tino.

Y no es que seas tú
No es que sea yo
No es que sea la luna
O que sea el sol.

Si olvidamos lo que fuimos
Si somos lo que no quisimos
Esos retratos anticuados
En los que una vez sonreímos.

Y no es que seas tú
No es que sea yo
No es que sea el gato pinto
No es que sea el viejo perro.

Porque este amor sin pulso
Hace mucho que esta frío
Lo acuchillo la rutina
Le disparó el hastío.

Y no es que seas tú
No es que sea yo
Es el frío del tiempo
Lo que nos alcanzó.

Si ya somos extraños
Si ya solo somos retazos
Olvidemos esta farsa
Este amor hecho pedazos.

 

América es…lider alado.

1824

Un América con más garra que orden se las arregló para salir con el triunfo en un encuentro donde se quedó con diez hombres en el segundo tiempo, a pesar de ello Marchesín y un penal excelentemente cobrado por Oribe Peralta le dieron los tres puntos ante un Atlas que desaprovechó una pena máxima.

El partido inicio con un América a tambor batiente a pesar de que el Atlas intentó los del Piojo Herrera fueron arrebatando el mediocampo a la oncena local que no podía salir de su propia cancha, una y otra vez los emplumados arrebataban el balón a los atlistas que pronto vieron como su meta era apedreada por la ofensiva azulcrema aunque sin llegar a concretar la anotación.

Para la segunda mitad Atlas tuvo cambios en su formación y en su parado, gracias a esto los del Profe Cruz pudieron ordenarse mejor en el campo y meter en problemas a los de Coapa, su mejor oportunidad llegaría al 68′, luego de la expulsión de Valdez por un penal sobre Alustiza, el mismo sería cobrado por Caraglio que intentó cobrarlo a lo Panenka, pero Marchesín no cayó y de un manotazo sacó la pelota.

Con un elemento menos los cremas se tiraron atras y empezaron a defender y atacar al contragolpe, esto funcionó pues pues al 92′ en un cobró de tiro libre Edson Alvárez fue derribado en el área rojinegra y el silbante decretó la pena máxima, Oribe Peralta no dudó tomó el esférico y sacó un cañonazo imposible para Fraga.

Nota anecdótica: Entre amistosos, torneo y copa el América suma ya 4 expulsiones.

Nota personal: Buenos primeros minutos, pero hay que aprovechar, Darwin mejora pero sigue con la polvora mojada, las expulsiones no pueden seguir, muy bien Marche y Oribe.

América se lleva una victoria en “Chino”…

1824

Luego de su derrota ante Atlas en su último encuentro de Copa América regresó a la cancha del estadio Azteca donde este sábado derrotara a Pumas al son de 2-1 ante unos descarados Potros de UAEM que vendieron cara la derrota pero que pagaron por errores puntuales.

La mitad del primer tiempo fueron minutos difíciles para las Águilas pues los del Estado de México se fueron encima del cuadro capitalino y en varias ocasiones pusieron en peligro la meta de los azulcremas, fue al 19′ luego de tocar la puerta multiples veces que Juan Carlos Morales se dio la meta vuelta para vencer al arquero Jiménez y marcar el 1-0.

América poco a poco fue recuperando la compostura y al 32′ luego de un claro jalón en el área sobre Laínez el silbante marcó penal, Romero tomó la esférica y a diferencia del encuentro pasado sacó un tiro potente que emparejó los cartones y redimió la deuda del argentino con el Azteca.

Ya en la segunda mitad los universitarios se vieron mermados rápidamente al 52′ con la expulsión de David Stringel, pese a eso los Potros siguieron llegando con peligro sobre la meta emplumada pero sus ataques fueron mermando cada vez más y América ya con 10 hombres en el campo también por la expulsión de Rodríguez aprovechó al 73′ con un gran pase de Darwin a Romero que se metió al área y con un cañonazo remeció las redes para el 2-1 final.

Nota anecdótica: Primer doblete para Romero en la Copa durante este torneo.

Nota personal: Un encuentro extraño donde América batalló de más con unos Potros que salieron a darlo todo en la cancha, lo mejor sin duda los goles de Romero que le daran confianza al Chino para seguir anotando y lo peor Guido Rodríguez que otra vez se va expulsado sin sentido.

América pasa sobre Pumas…

1824

América y Pumas revivieron una vez más el clásico capitalino, los de Coapa llegaban sin victorias en el estadio Azteca durante este torneo mientras los Pumas venían de caer 2-1 frente al sorpresivo Atlas.

El encuentro inicio con control de la pelota azulcrema sin embargo fueron los universitarios en los pies de Nico Castillo los que tuvieron el primer acercamiento peligroso al arco del conjunto emplumado.

Poco a poco la cancha se fue inclinando hacia el equipo de Coapa y al 21′ llegaría el primero de la noche en una hermosa jugada Darwin Quintero se pasó por todo el sector derecho, sacó un centro preciso para Peralta que la mató y la mandó guardar con un sombrerito preciso sobre el arquero Saldívar.

Los de Paco Palencia querían regresar al encuentro y fue con su hombre gol Nico Castillo que recibió un centro de Formica que de cabeza fulminó a Marchesín para el 1-1, América todavía tuvo para irse con la ventaja después de un penal mal cobrado por el silbante pero Romero intentó tirar a lo Panenka y falló, dando con este error por terminado el primer tiempo.

El segundo tiempo llegó con un nuevo penal para las Águilas esta vez perfectamente bien cobrado luego de una flagrante mano de parte la defensiva auriazul, el penal fue nuevamente cobrado a lo Panenka esta vez por Domínguez que espero el segundo justo para engañar al Pollo y darle al América sus primeros 3 puntos en casa.

Nota anecdótica: Apenas el segundo gol de Oribe a Pumas en clásicos.

Nota personal: Este es el América que gusta, que viste, claro que como dije antes con Pachuca, Pumas no es un equipo que este a máxima potencia, lo cierto es que Domínguez carga gran parte del equipo, aunque ciertamente casi todos han jugado a buen nivel, el único que parece desentonar es Romero que si no se apura creo perdera el puesto ante Matheus.