Poemas

Eres necesaria…

Eres necesaria
Como hoy, como ayer,
Te necesito aquí en mi vida
Te quiero cerca, te quiero ver.

Como el café que nunca bebo
Cada domingo en la mañana
Como la cerveza que no bebo
En el bar de la esquina.

Te necesito tanto, como al aire
Ese que ennegrece los pulmones
Y te deja tirado sobre el asfalto
Luchando por respirar.

Nunca faltes como los lunes aburridos
Como los telediarios matutinos
O incluso esa noticia de primera plana
De guerra en algún país vecino.

Porque tu ausencia duele
Pero duele más sentir lo que no quieres
Lo que te provoco, risa, dudas, indiferencia
No te conozco, no se te,
Pero estate cerca, quédate.

Sed de algo que nunca fue…

Me quede solo,
Acompañado del silencio,
Un silencio sepulcral,
De tus recuerdos y tus últimas palabras.

Hincado ahí
En la oscuridad de tu adiós
De un odio engendrado en el aire
Ese que respiro y corroe mi ser.

Muerto de sed
Pidiendo un beso negado
Un abrazo de una vez
Un agradecimiento a cuenta gotas.

Con el alma lacerada
Por el viento que susurra tú nombre
Y la triste evidencia de que a pesar de estar ahí
Nunca estuviste conmigo.

A veces…

A veces soy yo
El del espejo,
Sin ataduras,
Sin sombras,
Sin complejos.

A veces soy otro
Lobo en piel de oveja
El que se llega un día,
Luego se va
Se pierde, se aleja.

A veces soy ese
El que estás necesitando
Para que llene tus noches
Para que responda tus cuando.

A veces soy aquel
Al que odias con toda el alma
El que no sabe apreciar
Esos ratos de calma.

A veces soy uno
El de la palabra clara
Los dichos constantes
La lengua afilada.

A veces soy menos
El que se queda callado
Dudoso duende
Perdido y silenciado.

A veces soy todo,
A veces soy nada,
Pero siempre soy aquel
El que te piensa, te sueña
Y te ama.

No me gustan…

No me gustan los Beatles
No me gusta el beisbol,
Esta vida sin tus besos,
El sabor del jaibol.

No me gusta luz de noche
No me gusta la luz de día
Que te vayas sin decir adiós
No me gustan las despedidas.

No me gusta la risa falsa
No me gustan las faldas largas
Las porristas que están aburridas
Ni los tipos con botargas.

No me gustan los políticos,
No me gustan los ladrones,
Los perros que ladran agudo
Y te muerden los cordones.

No me gusta jugar God of War
No me gusta jugar Halo
Ni las bombas que no han lanzado
Ni la bomba que ya cayó.

No me gustan los falsos profetas
No me gusta un falso gurú
A mí lo único que me gusta
Es estar donde estés tú.

Morir por ti…

Morir por ti
Es morir mil veces,
En tus manos,
En tus brazos,
En tu piel.

Es esta cruz
De cargar tu recuerdo
Gritar tu nombre
y quedar sin luz.

Morir por ti
Es pecado
Es hundirme en tu mirar
Saciar mi sed en tus labios
Comer de tu miel.

Laberinto sin minotauro
Mortal como tus miradas
Que me deja y me abandona
Que me deja aquí en la nada.

Morir por ti
Morir sin llanto
Morir por ti
Mujer de mar
Morir por ti
Que me has dado tanto.

Despedida…

Si te vas a ir que sea ahora
Con las aves de temporada
Con el calor del verano
Con las tardes soleadas
Con los días buenos y largos.

Si piensas migrar de este amor
Que sea para no volver
No seas como esos pájaros
Regresan cada verano
Para anidar.

Si vas a huir que sea hoy
Antes de que empiecen a caer las hojas
De que los suelos se pinten de otoño
Y el gélido viento del norte
Empiece su lento pero inexorable soplar.

Si no te piensas quedar
Llévate las esperanzas, las promesas,
Las estrellas, déjame las nubes,
Las nevadas, las tormentas
Que calman el cuerpo,
Que distraen el corazón.

Perfectos…

Ignoro porque estas enojada, tal vez sea porque hablamos diario
Porque nuestras pláticas se extienden por horas
Porque las farolas de la calle se prenden al ritmo de nuestros pasos
Porque sabemos cuando guardar silencio y cuando explotar en risas
Hasta que solo podemos mirarnos el uno al otro.

Aquí estoy sentado sin ti, con un café que se enfría entre mis manos
Pensando que te alejas por la acera, molesta, llorando y sin decir porque,
Mientras yo me siento inútil y me rompo la cabeza buscando causas sin obtener la solución de este teorema que se vuelve más complicado
Con cada claxon que tocan sin parar.

Perdido como estoy, no sé y no soy, se vuelve más pesado este aire lleno de smog, sin ti para compartir el paraguas mientras corremos por en medio del parque, porque sin ti no tiene sentido lanzarse de un avión, tirarse de un puente o simplemente despertar cada mañana, porque no sin entenderte, no me entiendo.

Y de nuevo me pregunto que es lo que te ha hecho enojar, tal vez sea porque siempre me ganas en el FIFA, porque nos reímos de las mismas idioteces, porque esa camiseta que te presté te queda floja, porque no prometí nada, pero cumplí todo lo que pude, tal vez y solo tal vez porque fuimos demasiado perfectos.

Vida…

Tener el control de mi mente, de mis actos
De las calles solitarias, de los paisajes intactos
Llamarte por tu nombre y olvidar para siempre el mío
No importando si hace calor, no importando si hace frío.

Ser todo y ser nada, volar, nadar, correr
Mirar el arte sin ideas, crear el arte sin saber
Creerte un poco de piedra, sentir como eres de arena
Como tu carne se pone blanca y a veces se pone morena.

Sentir el viento en la cara, el pasto en los pies descalzos
Dar vueltas como un cometa cruzando el cielo sin descanso
Encontrar formas a las nubes blancas, negras cuando están enojadas
Jugar limpió siempre sin usar las cartas marcadas.

Romper el espejo y tener mala suerte por siete años
Sufrir dolor, sufrir por amor, sufrir tantos y tantos daños
Cuartearse un poco el alma con el paso del tiempo
Saber cuándo digo la verdad, cuando miento.

Dormir sobre la hamaca escuchando las olas del mar
Ponerte una concha al oído y volverlas a escuchar
Fragmentos de una vida que se vive sin igual
Retazos de una vida, de una vida normal.

Loca…

Estabas loca, loca pero de atar,
Loca cuando salías por la ventana saltando
Como una niña que salía a jugar,
Loca cuando gritabas y luego pedías silencio
Loca cuando sellabas mis labios con un tibio beso.

Contagiabas tu locura, esa fiebre de vida
Que era estar contigo, esa eterna primavera
Tardes soleadas y caminatas eternas por
Los más verdes y hermosos prados.

Estabas tan loca, cuando el cielo se reflejaba
En tu mirada pura y reías de mis tonteras,
Eras loca por las mañanas, loca por las tardes,
Loca por las noches de estrellas brillantes
Y lunas llenas.

Yo estaba loco de amarte a ti, de adorar tus virtudes
De bendecir tus manías, de volverme loco entre tus brazos
De acariciar tu pelo como selva enmarañada que caía
En maravillosa cascada que cumplía mis más locas ilusiones.

Estabas loca y aún lo estás,
Mirando detrás de esa ventana, tocando el cristal
Murmurando bajito mi nombre mientras me alejo de ti
Y yo sigo loco por ti, loco por saber que por más que quiera
Ya no estaré contigo.
——————————————–
De mi mente loca…

Luz de luna…

Lo sepas o no voy afirmar al destino que soy tu alma,
Sin temores, sin tapujos, sin desatino,
Siempre hablando de frente,
Siguiendo a tu vera en este camino.

Voy a dejarte conocer poco a poco lo que pienso
Todos estos latidos locos, lo que por ti siento
Que sepas que no es arrebato, es fuerte este sentimiento
Que por ti yo daría, que por ti soy quietud y soy viento.

No habrá oscuridad, ni luz que me despegue de ti
Amándote desde lo más hondo, soñando desde que te conocí
Nunca esperé esto que siento, nunca espere estar así
Mar en calma, río desbocado, todo eso y más provocas en mí.

Cruces no necesito, señora, hada de mis desvelos
Para jurar que estoy perdido cuando no te veo
Tú eres mi mayor tesoro, lo que en este mundo más quiero
Por ti yo lo doy todo, por ti es que dudo y creo.

Mirando a tus ojos te digo, dame tu amor te pido,
Te ruego dama de mil y un estrellas
De esas noches oscuras con boca de feroz y fornido lobo
Aúlla a su novia perdida, a la luz de la luna que como tú
Es la mujer más serena y más bella.