Especial

Amistoso: América-Santos…

aeaa

Hoy América tenía dos cosas que festejar primero su aniversario número 98 y segundo la vida y obra de un gran goleador, amigo y campeón con las Águilas Christian “Chucho” Benítez, así pues aprovechando la fecha FIFA los azulcremas organizaron junto a Santos un encuentro homenaje al jugador ecuatoriano.

El encuentro parecía la perfecta oportunidad para que el equipo lagunero se cobrara la derrota de 4 goles por 0 que los de Coapa les habían propinado en la liga, sobre todo por la ausencia de Miguel Layún hombre que ese día se volvió una pesadilla para los santistas.

Pero América quería seguir su hegemonía sobre el cuadro de Pedro Caixinha y con apenas 2 minutos en el campo los azulcremas pusieron el primero gracias a Mendoza que aprovechó el error defensivo para marcar 1-0.

Ya con la ventaja América se adueño de la pelota y empezo a llegar con insistencia a la porteria rival, mientras Santos intentaba con leves destellos responder a los americanistas, hasta el 19 cuando un rebote venido de las manos de Hugo González le cayó a Ronaldo Cisneros para poner el 1-1.

Fue al 30 de la primera mitad que Arroyo entró al área visitante en un mano a mano con Osvaldo Sánchez, el veterano arquero logró detenerlo pero con falta y el silbante decretó el penal, mismo que fue cobrado de gran forma por Rey para el 2-1.

Ya en la segunda mitad las Águilas conseguirían el 3-1 final gracias al segundo tanto del “Quick” Mendoza quien a pase de Rivera solo tuvo que empujar la bola a la meta guerrera.

Nota anécdoctica: El encuentro fue a favor de la familia de “Chucho” Benítez.

PD: ¡FELICES 98 AMÉRICA!

Disfraz It…

IT

Halloween no es algo tan arraigado en México pero si vas a una fiesta este 31 de Octubre y de verdad quieres impresionar a los invitados entonces en la web de anytimecostumes.com tienen lo indicado para ti, un disfraz del que probablemente sea el ser más tenebroso y letal salido de la mente de Stephen King, It o como se conoce en América Latina “Eso” el payaso tenebroso.

El disfraz incluye la máscara con peluca, guantes y traje de payaso y puede ser tuyo por 58.99 dólares, es caro cierto, pero el buen terror cuesta.

Cap. I-La Historia de Sebastian Carson…

Capitulo I: El Extraño.

Sebastian Carson, intento mirar en la oscuridad, apenas un tenue rayo de luna colado entre las nubes iluminaba su fría y diminuta celda, tenía más de dos meses en aquel oscuro e infernal agujero, desde entonces había aprendido a vivir de la peor forma posible o más bien a sobrevivir.

Afuera de la celda se escuchaba la tormenta que azotaba todo el condado de Long Shire, una gota que se colaba sobre el techo negro caía sobre el plato de comida que hacia horas había dejado el carcelero, el señor Michel, un hombre gordo de unos 55 años que solo sabía preparar una horrible y pastosa avena, que para colmo de males solía robar de las de por si raquíticas raciones de los presos.

Pensar en la avena llevó a Sebastian a recordar tiempos mejores, cuando él y su amada Emma, acababan de casarse, cuan feliz era, cuan inocente al pensar que esa dulce felicidad duraría por el resto de sus vidas.

Fue un año completo, el año más maravilloso de su vida, apenas se casó con Emma, su suegro el señor Dingle, le había dado un puesto en la fábrica de zapatos, pero lo mejor de todo, había pasado a los 3 meses de casados cuando Emma le había dicho que estaba embarazada.

La noticia del embarazo de su esposa fue para Sebastian lo mejor que pudo haberle pasado, se sentía en el cielo y de pronto ocurrió, lo recordaba como si hubiera sido ayer, llegó a su casa después del trabajo, era ya noche y le pareció extraño encontrar la puerta abierta. De inmediato su corazón dio un vuelco, entró a la casa como un huracán, lo que encontró reafirmó sus temores, muebles regados, cuadros rotos, casi loco entró a su cuarto y lo vio, era el cuerpo de Emma, su dulce Emma, con una daga clavada en su pecho.

El pobre hombre sintió volverse loco, se arrojó sobre el cuerpo de su esposa y lo acunó en sus brazos, lanzó un gemido, un grito tan desgarrador, que de inmediato alerto a todos los vecinos, hombres y mujeres corrieron en tropel hacia su puerta para ver el terrible espectáculo.

Sebastian no supo más de sí y se sin poder soportar lo ocurrido se desmayó, cuando despertó estaba ya en celda, un hombre vestido de traje y gafas se le acercó para informarle que estaba oficialmente acusado del asesinato de su esposa y de su hijo no nato. El juicio fue rápido, todo parecía condenar a Carson, no había testigos de que otro hombre hubiera entrado, él era el único que estaba con los cuerpos, su ropa tenía sangre por todos lados.

El abogado de Sebastian intento refutar, pero Scotland Yard quería resolver rápidamente el caso, no solo por la cobertura extraordinaria de la prensa, sino porque era la mujer muerta era la hija del importante empresario Walter Dingle y este había hecho todo lo posible para que su yerno se pudriera en la cárcel antes de ir a la horca.

Poco se tardó en decidir el juicio, Sebastian Carson fue encontrado culpable y enviado a la prisión de San Cletus para esperar su justo castigo, desde entonces estaba ahí, en esa fría celda, muriendo a poco, sin futuro y añorando el pasado.

En eso la puerta se abrió, los oxidados goznes chirriaron con dificultad y la figura sombría de un hombre apareció debajo de está, ese hombre era Morded McNamara, no solo era el jefe de la prisión, era además el verdugo, porque, en su propias palabras “Un hombre de verdad, debe hacer las cosas con su propias manos” y era lo que hacía cada noche. Sin decir una sola palabra McNamara entraba a las celdas de cada preso, llevaba en su mano un fuete, Sebastián ya sabía de memoria lo que venía, sintió el primer fuetazo en la espalda, uno tras otro, su espalda se fue llegando de cardenales y su destrozada ropa se llenó de sangre nuevamente.

Al fin luego de 15 minutos que parecieron interminables McNamara paró su castigo y esbozo una ancha sonrisa, lentamente se hincó al lado de Sebastian y murmuró a su oído –Eres mío, triste rata de establo, mañana es él día en que expiaras tus pecados y te iras directo al infierno.

Normalmente Sebastian era tranquilo, pero esa noche sintió que sus rostro ardía, sin pensarlo dos veces, hizo lo que nadie había hecho, saltó sobre McNamara y lo pescó por el cuello, sus lo sujeto con fuerza y lo tiro al piso, ambos hombres rodaron sin cejar en su lucha, el ruido era tal que dos corpulentos guardias entraron para auxiliar a su jefe. Con todo y todo los guardias batallaron para que el preso soltará a su maltrecho líder.

Extrañamente McNamara no dijo nada, salió de la celda con los ojos extremadamente abiertos, uno de los guardias dio un puñetazo a Sebastian y salieron de dejándolo tirado en el suelo. Cuando Carson regresó de su letargo, aún era de noche, era raro pues parecía que habían pasado horas, en ese instante notó que había alguien más en el cuarto, pesadamente levantó la cabeza para observar mejor pero de inmediato retrocedió horrorizado hasta un rincón.

Ante él, se encontraba un hombre de singular aspecto, llevaba puesta una elegante chaqueta de levita, en su mano izquierda llevaba un bastón labrado con forma de dragón, además llevaba un sombrero de copa y todo remataba en unos finos guantes todo en un color negro mate, pero lo singular de aquel hombre no era su fina ropa, sino sus ojos, aquellos ojos totalmente negros con las pupilas de un rojo casi incandescente.

-Buenas noches Sebastian Carson- dijo calmadamente el desconocido, desde la esquina de su celda el preso luchaba por recuperar su voz -¿Que…quién es usted?- alcanzó a decir con voz casi lastimera –Cómo sabe mi nombre- el extraño dio un paso al frente acercándose a Sebastián y con voz calmada contestó –Mi nombre, no es importante, aunque si quiere decirme de alguna manera llámeme Lucius Divell, soy…digamos que un hombre de influenzas y vengo a ofrecerle un trato que sé que no podrá rechazar.

Continuara…

——————————–

Hace rato que no intento escribir algo largo, pero ahora con la Historia de Sebastian Carson empezaré, espero que les guste y esperen el siguiente episodio.

Calavera peliculera…

catri

Cuentan que la calavera
Hollywood anda visitando
Y a todos los de las películas
De uno a uno va despachando.

Por Titanic pasó la flaca
Y al pobre Jack se lo echó
Como cubito de hielo
En medio del mar lo dejó.

Siguió caminando y caminando
Hasta encontrar al más Duro de Matar
Se llevó Hans, se llevó Carl
Y a todo el que pudo encontrar.

Llegó por donde andaba Rambo
Y un banquete se llevó
Policías, Terroristas, rusos y hasta vietnamitas
En el panteón los enterró.

Terminator no quedó atrás
Y ayudó a la muerte en su jolgorio
Matando muchas Sarah Connors
Para que les hicieran velorio.

Un Tiburón rondaba montado
Por la mismísima Catrina
Se tragó mujeres, hombres y niños
Por no nadar en piscina.

Freddy que no es mala onda
A la huesuda prestó sus guantecitos
Y está la uso en los sueños
Para levantarse muchos muertitos.

La calaca que no descansa
A Harry Potter se quería llevar
Pero Lord Voldemort llegó primero
Y en una caja lo mandó guardar.

Decepcionada la dientona
Viajó con la comunidad del anillo
Tanto muerto encontró en sus viajes
Que pronto llenó sus bolsillos.

Ya se va la cruel pelona
A muchas almas lleva penando
Entre ellas a Darth Vader y al Darth Sirius
Que siempre se van quejando.

Gracias Cóndor…

Calero

Miguel Calero

1971-2012

Gracias Cóndor
por volar tan Gracias Cóndor
por volar tan cerca
por rozar el suelo con las alas
por esta aquí en las buenas
y en las malas.

Gracias cancerbero
por luchar siempre de frente
por entregar todo en la cancha
por no deber nada a tu gente.

Gracias por ser mi enemigo
por hacerme rabiar, por hacerme gritar
por hacerme sufrir con cada parada
por dejarnos verte jugar.

Gracias por el sudor
por toda tu pasión
por llevar a Colombia en el alma
y a México en el corazón.

Gracias, simplemente…gracias.